lunes, 30 de diciembre de 2013

DRAMATISMO DEMOGRÁFICO

LA POBLACIÓN DE PALENCIA A 1-1-2013 (En el contexto de Castilla y León)

El 1 de enero de 2013 la provincia de Palencia tenía 168.955 habitantes.
A lo largo de 2012 perdió 1.758 personas, el 1,30 % de su población. Por encima de la media de Castilla y León.

Según estos datos Palencia fue la 9ª provincia que más población perdió de España entre el 1-1-2012 y el 1-1-2013.

Esta pérdida de población es muy superior a la prevista en las proyecciones de población del propio INE.

Se intensifica profundamente la tendencia demográfica regresiva que ha mantenido la población provincial desde principios de siglo, aún en los momentos de mayor bonanza económica y dinamismo demográfico, tanto de España como de Castilla y León.

Del conjunto de sus municipios, 32 ganaron población, 7 la mantuvieron y 152 perdieron efectivos demográficos.

La capital perdió 549 habitantes, el 0,68 %, quedándose en 80.649 residentes.
Desde 2009, cuando alcanzó su población máxima de 82.651 habitantes, Palencia-ciudad ha perdido una media  de 500 habitantes al año.

De los municipios de más de 1.000 habitantes, ganan población, por este orden: Grijota, Saldaña, Villalobón, Villamuriel de Cerrato y Venta de Baños. Pierden población todos los demás. Los que menos pierden son Baltanás y Aguilar de Campoó y los que más  Paredes de Nava y Osorno la Mayor.
En su conjunto, el medio rural de la provincia perdió 1.209 habitantes, el 1,35 % de su población, el doble que la capital, en términos relativos.

En lo que va de siglo XXI Palencia ha perdido 9.361 habitantes,  - 5,25 %, mientras que Castilla y León ganó un 1,64 % y España incrementó su población en un 16,37%, diez veces más que nuestra Comunidad.

EL MARCO DE REFERENCIA DE CASTILLA Y LEÓN

A 1-1-2013 Castilla y León perdió el 1,03 % de su población respecto al 1-1-2012: 26.203 habitantes; la comunidad autónoma que más población perdió, tanto en términos absolutos como relativos. (La población española perdió un 0,29 %)

La población de Castilla y León, con  2.519.875 habitantes es equivalente a la que tenía la Comunidad entre 2005 y 2006.

Según los datos publicados hoy por el INE todas las provincias de Castilla y León  perdieron población a lo largo de 2012.

8 de las 12 provincias que más población perdieron de España son de Castilla y León.
Provincia
Pérdida de población (%)
Provincia
Pérdida de población (%)
AVILA
-1,42
SEGOVIA
-1,22
BURGOS
-0,99
SORIA
-1,30
LEON
-095
VALLADOLID
-0,37
PALENCIA
-1,03
ZAMORA
-1,74
SALAMANCA
-1,43
 TOTAL CyL
    -1,03

León, Palencia, Salamanca y Zamora tienen menos población que a principios de siglo.

POR QUÉ SE PIERDE POBLACIÓN.

Por un saldo vegetativo negativo, consecuencia de una población muy envejecida.
 +
Por el retorno o la emigración de los emigrantes que vinieron durante los tiempos de bonanza económica. (A pesar de que a Palencia vinieron menos que a otras provincias)
 +
Por la emigración económica de los jóvenes que encuentran empleo en otras CCAA o que prefieren estar parados en otras provincias en las que peciben más oportunidades de futuro. (Muchos de los parados de Palencia y de Castilla y León hay que contarlos en otras provincias)

PERSPECTIVAS DE FUTURO

Las estructuras demográficas de Palencia y de Castilla y León son tan débiles que su recuperación es imposible por sí misma, sin el impulso de la inmigración, pero hay que empezar por parar la emigración de los jóvenes, que desequilibra aún más la pirámide de población.

Las proyecciones del INE a corto plazo prevén pérdidas crecientes y sostenidas de población durante la próxima década tanto en Palencia como en Castilla y León.


VALORACIÓN POLITICA

Es el problema más importante de la provincia de Palencia y de Castilla y León.
Hay que empezar por reconocer el problema de forma realista.

Hay que rechazar que se presuma de algunas de sus consecuencias, como por ejemplo una tasa de paro inferior a otras provincias o comunidades a las que nuestros jóvenes van a buscar trabajo.

La pérdida de población tiene graves consecuencias en términos de financiación autonómica. El envejecimiento progresivo que implica, por la emigración de los jóvenes, afecta a los equilibrios entre población activa y población dependiente y a la propia balanza fiscal. La pérdida de población hace menos autónoma y más dependiente a Castilla y León.

El medio rural, por su mayor fragilidad, se ha visto más afectado por los recortes en servicios e infraestructuras y por el incremento de impuestos (el céntimo sanitario, por ejemplo), lo que contribuye a la expulsión de su población.

La demografía es la suma de todo lo demás: ESTOS DATOS SUPONEN QUE LA CIUDADANÍA SUSPENDE LAS POLÍTICAS DEL CONJUNTO DE LAS INSTITUCIONES DE LA PROVINCIA Y DE LA COMUNIDAD.

Los jóvenes de Castilla y León votan en esta Comunidad con los pies: marchándose. ¿Alguien ha venido haciendo cálculo electoral partidario con la emigración de los jóvenes de esta tierra?

TODAS LAS POLÍTICAS DE TODAS LAS INSTITUCIONES DE LA PROVINCIA Y DE CASTILLA Y LEÓN DEBEN ESTAR SOMETIDAS A UNA EVALUACIÓN PREVIA Y POSTERIOR DE SUS EFECTOS DEMOGRÁFICOS (Un test demográfico) Aquellas que no sirvan para garantizar a los jóvenes el derecho a vivir y trabajar en su propia tierra, reconocido en el Estatuto de Autonomía, deben desecharse.

Hacen falta más políticas de verdad, menos recortes y, sobre todo, menos políticas de papel y menos autobombo de las instituciones, que tienen que pedir perdón a la ciudadanía a la vista de estos datos.



Fuente: Cifras Oficiales de Población de los Municipios Españoles: Revisión del Padrón Municipal a 1 de enero de 2013 (INE)
Publicados el 30 de diciembre de 2013

Foto: Revilla de Campos

martes, 24 de diciembre de 2013

FELIZ AÑO NUEVO



Que tengáis buen año entero



Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados, y no porque en ellos el oro, que en nuestra edad del hierro tanto se estima, se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío. (...)

No había la fraude, el engaño ni la malicia mezclándose con la verdad y la llaneza. La justicia se estaba en sus propios términos, sin que la osasen turbar ni ofender los del favor y los del interese, que tanto ahora la menoscaban, turban y persiguen.

Miguel de Cervantes
Don Quijote de la Mancha. Primera parte. Capítulo XI "Cena con los cabreros"

  

Carmen y Marcelino, me mandan, en respuesta a la elección de esta cita, dos gotas preciosas de talento e intención certera. ¡Que lujo!. Gracias. Aquí están:

Feliz Navidad para cuantos, aún, no han perdido la fe en un tiempo transparente donde las diferencias sociales dejen paso a la justicia. Carmen Arroyo

* * *

                                        Para esta Navidad
                                        sólo pedimos 
                                        pan.
                                        ¿Y nada más?
                                        Que el "dulce" Niño aprenda
                                        -Dios me perdone-
                                        a jugar 
                                        con Barrabás.
                                                       Marcelino García Velasco


domingo, 15 de diciembre de 2013

¿QUE SERÁ DE LOS AYUNTAMIENTOS DEMOCRÁTICOS?

Año nuevo, vida nueva. Así será el 1 de enero de 2014 para los ayuntamientos, con la reforma local que se está perpetrando en las Cortes Generales.

La reforma tiene tres objetivos clarísimos: Recortar lo que se pueda en servicios sociales, acabar con las entidades locales menores y centralizar competencias de las comunidades autónomas en el Estado y de los ayuntamientos en las diputaciones. Mala cosa, por inconstitucional y dañino.

Los servicios sociales de los ayuntamientos son la puerta de entrada al sistema de servicios sociales y atención a la dependencia. A poco que se cierre, se bloquea el acceso a este sistema de protección social, aún precario. Se va a recortar mucho y no se va a ahorrar nada, pero se hará mucho daño a los más débiles.

Lo malo es que a partir de ahora para los ayuntamientos lo que no es obligatorio quedará prohibido y no podrán responder como solían a las demandas ciudadanas. Menos poder local, menos participación ciudadana.

Nadie sabe qué va a pasar con los servicios de juventud, de igualdad, la protección de los consumidores, la educación de adultos, la promoción económica y del empleo, el desarrollo rural y otros servicios para garantizar la calidad social del espacio público. Al centro asociado de la UNED le dan tres años.

Los ayuntamientos se quedan para poner las calles, asfaltarlas, alumbrarlas, dar agua y atender el cementerio. Lo que hacían antes de la transición democrática. Eso los de las ciudades, los de los pueblos las fiestas y atender las quejas, que lo demás queda en manos de la diputación, que será también su central de compras ¡Menuda juerga!

La cabeza de las entidades locales menores va a ser servida en bandeja de plata en Bruselas. 226 en Palencia, que administran el 62% de la superficie catastral colectiva de la provincia. Una pieza golosa.

A este baile las comunidades autónomas no han sido invitadas. En nuestro caso el modelo territorial de Castilla y León recién aprobado por las Cortes dependerá de lo que propongan las diputaciones y lo que disponga el Ministerio de Hacienda. La Junta va a pintar poco.

Ni Rajoy, ni Montoro, ni los diputados y senadores del PP han hecho ni puñetero caso a tres o cuatro acuerdos unánimes de las Cortes de Castilla y León contra esta reforma. La Junta se ha entregado porque, digan lo que digan, no tienen lo que hay que tener. Independencia y sentido de Comunidad y de Estado.

Pierde la política, pierde la lucha contra la corrupción, pierde la ciudadanía, pierde la democracia. ¿Ganan ellos?


Publicado por el diario palentino el 11-XII-13

viernes, 28 de junio de 2013

COMUNICACIÓN Y PODER

Una entrevista con el sociólogo con más capacidad para escrutar en los problemas de poder en la nueva sociedad, que propone un campo de trabajo para el cambio social hacia una sociedad más libre y más igualitaria: el cambio cultural.
 
"El cambio tecnológico sin cambio cultural caotiza la sociedad.
El cambio tecnológico con cambio cultural revoluciona la mente y transforma la sociedad."
 
 
Radiotelevisión Española (rtve.es), a través del programa Pienso, luego existo, ha dedicado su más reciente emisión (16 de junio) a la figura de Manuel Castells. En casi 30 minutos el sociólogo español platica, en el tono ameno que lo caracteriza, acerca de sus primeros años de estudiante en Francia, la vertiente empírica de sus investigaciones, así como su visión de la sociedad red en la que vivimos.



http://www.rtve.es/alacarta/videos/pienso-luego-existo/pienso-luego-existo-manuel-castells/1876628/


Referencia de su libro Comunicación y Poder
http://www.alianzaeditorial.es/cgigeneral/newFichaProducto.pl?obrcod=2065140,

sábado, 22 de junio de 2013

EL PACTO


¿Por qué no?

 
 
Porque hay que explicarlo. Los mandatos de la ciudadanía cuando se interpretan bien no hay que explicarlos.

Porque lo hace el PSOE con el PP
  * En el peor momento del bipartidismo imperfecto.
  * Con el PSOE en su peor nivel de confianza ciudadana.
  * Sin cambiar un milímetro la orientación del Gobierno del PP que sigue demoliendo con pasión y contumacia el Estado de bienestar.
 
Porque se hace ahora, cuando los que más están perdiendo  en este derribo van a tener otro motivo para dejar de mirar el PSOE, al que necesitan. Y lo van a hacer por años. En IU estarán encantados.
Porque parece un acuerdo de socorros mutuos entre líderes quemados, con la monarquía al fondo, más quemada aún. Sin más apoyo político o social.
Porque todos saben que se ha pactado, pero nadie sabe qué se ha pactado. El hecho del pacto se impone a sus contenidos contribuyendo a la identificación de PP = PSOE como corresponsables de la crisis y de su devastadora gestión.
Porque es para nada. Euralemania seguirá imponiéndonos  sin inmutarse nuestra condición de estado periférico, mientras la UE sigue sin cumplir sus propios acuerdos sobre la unión bancaria, los eurobonos o las políticas de estímulo del crédito, la actividad y el empleo.
La ciudadanía dirá. A ver mañana la encuestas. Hoy Peridis ya pone a Rubalcaba a trabajar para Mariano en la demolición de la Administración, que es el derribo de los derechos sociales.
El pacto útil acaba en político después de ser pacto social, pero aquí hay una derecha social y política que solo se conforma con todo, encantada de limpiarles las botas a nuestros verdugos, y así no hay pacto posible.
EL PSOE es mucho PSOE. Hoy hace más falta que nunca, pero...
Las siglas valen lo que valen los derechos de los trabajadores y las clases medias. Son para la responsabilidad, no para el culto.  No son una marca, ni venden, ni se venden, son un proyecto de sociedad abierta a la libertad, a la convivencia entre iguales y al progreso de rostro humano. Así nos necesitan, así nos quieren.
 
El sondeo de la SER de publicado el 24 de junio, hecho entre el 12 y el 18 salda el pacto con los siguientes resultados.
 
·         Estimación de voto. (Evolución respecto a mayo  de 2013): PSOE= 22% (-2,4); PP = 30,3% (+ 1,6); IU= 15,2 (+1,9); UPyD= 17,7 (+ 2,8)
 
·         Voto directo: PSOE= 7,5%;  PP= 7,5 %; IU= 13,2 %; UPyD 10,7%
 
(El 12 de junio la prensa anunciaba el acuerdo)
 
 

jueves, 20 de junio de 2013

VIDA INTERIOR: TODOS A LA CALLE



La coctelera gris de este verano que se va estrenando de otoño mezcla con desasosiego los envites de la actualidad:


El empecinamiento del Gobierno en la reforma de la Administración, aprovechando la crisis para privatizar lo que nos es común y nos hace ciudadanos: Los derechos sociales. En una palabra, recortes para los más débiles, lo demás son efectos especiales.  La deriva ideológica les lleva a seguir cavando en el abismo, caiga quien caiga, que siempre caen los mismos y nunca son “ellos”. Por favor, en tiempos de tribulaciones no hacer mudanzas, que enturbiamos el ciclo en lugar de aclararlo. Si el de Loyola y keynes coinciden  ¿a quién le cabe duda?


El ritmo de la vida social se acomoda a la crisis, nada es gratis. Se incrementa por segundo año la mortalidad, se hace inmensa la brecha entre el número de hijos que se tienen, cada vez más tarde, y el que se desea, al tiempo que  siguen cayendo a la vez los matrimonios y  las separaciones y divorcios. El mito de la felicidad en el reducto familiar que nos hacía soportar las tensiones del trabajo queda desnudo: la reproducción y sus rituales se acomodan a las exigencias del ciclo económico. Detrás del PIB, se va reduciendo la población en su número y expectativas.


En este panorama un columnista me hace una llamada  desde la prensa local a la felicidad interior, que precisamente está en la voluntad de buscarla. Dice bien. Pero, añado, los humanos, para seguir siéndolo, tenemos la necesidad de equilibrar la búsqueda personal con la lucha colectiva. Eso es la civilización. Lo demás, el ensimismamiento y la barbarie.


La expectativa de felicidad necesita ser compartida, para ser plena. En las catástrofes sálvese quien pueda, en las crisis mis derechos se resienten cuando quiebran los tuyos. De las crisis se sale, aunque nunca como se entra. Busquemos la felicidad: ¡todos a la calle!

domingo, 9 de junio de 2013

EL PSOE EN EL NUEVO ESCENARIO POLÍTICO



El escenario político se ha movido en España en dos ejes principales de comunicación y acción pública: El eje territorial y el eje social.

El eje territorial se mueve entre el centralismo del PP –y ahora de UPyD- y la ruptura independentista del nacionalismo catalán. Cuando este eje domina la agenda política ganan el PP y los nacionalistas cuyas posiciones se dibujan nítidas en los extremos del eje en los que polarizan fácilmente a sus electorados.

El eje social se mueve entre los programas máximos de la izquierda y la derecha.  La defensa de la política social y sus instituciones es transversal y bastante unánime entre los electores de la izquierda y la derecha en España, naturalmente con matices. Por eso la derecha había renunciado hasta ahora a su programa máximo. La izquierda lo hizo por prudencia política, en una interpretación de los pactos de la transición sobrecargada de  responsabilidad.

Cuando el debate social ha dominado la agenda de la comunicación política ha ganado el PSOE, cuyas políticas sociales le han proporcionado una amplísima identificación con electorado y un marco de gobierno para todos.
 
 
 
La crisis económica, además de coartada para el programa máximo del PP, que amenaza con acabar con la mayoría de las conquistas sociales  convertidas en derechos por el PSOE, ha impuesto a través de los novísimos movimientos sociales y sus movilizaciones un nuevo eje básico de representación del espacio político, que le da un aspecto tridimensional y una complejidad nueva y mayor, que he llamado eje sistémico.


En los polos de este eje se sitúa, por un lado, la voluntad de apertura del sistema a mejorar la calidad de la representación política y a nuevas formas de democracia directa y participativa, adaptadas a la sociedad-red y sustentadas en sus tecnologías y, por otro, la resistencia al cambio de los actores del sistema  de la que participan todos, pero en mayor medida los más beneficiados (Más los partidos mayoritarios que los demás y en mayor medida los dirigentes que la afiliación)


El eje sistémico se impone ante el espectáculo de impotencia  y subordinación de los partidos mayoritarios a las políticas ideológicas e ineficaces de las instituciones europeas e internacionales, al tiempo que muestran una insensibilidad insufrible con el dolor que causan en la ciudadanía.

En la medida en que se imponga este eje en la práctica y la comunicación política van a ganar los partidos menos fosilizados, con más cintura política y más capacidad de incorporar con honestidad las recetas de apertura de las reglas del juego político. La visibilidad de este compromiso exige el sacrificio de los líderes más vinculados a la gestión de la crisis y a la consiguiente quiebra de la confianza entre representantes y representados, y encontrará resistencias en las cúpulas de todos los partidos.

En mi opinión apenas hay entre los movimientos de indignados, que inauguró el 15-M, una sombra anti-sistema. Al contrario se afanan en recetas para su salvación, frecuentemente sin advertir la incapacidad de los actores políticos nacionales para dar respuesta a retos globales que condicionan nuestras formas de vida y convivencia.

Sin embargo sí es éste el eje en que pueden prosperar opciones anti-sistema con una enorme capacidad corrosiva desde dentro de las instituciones.

¿Qué estrategia política le cabe al PSOE en este nuevo escenario político?

Huir de la agenda territorial, como no sea de la única capaz de permitirle un discurso único en toda España, que es la del  municipalismo. En esta materia hasta ahora  al PSOE le ha faltado compromiso y le ha sobrado discurso, como consecuencia de la propia jerarquización del partido cuyas élites, alojadas en las instituciones del Estado y las comunidades autónomas, han subordinado a sus intereses el debate local y han excluido a los ayuntamientos del proceso de descentralización del gasto y la gestión pública.

Para ello tendrá que escenificar un cierre, al modo de la declaración de Santillana de 2003, que será en falso mientras el PSC mantenga la esquizofrenia de sus dos almas sin jerarquizar.

En estos momentos, como un efecto más de la crisis y su gestión, el electorado se muestra bastante posicionado contra el Estado de las autonomías, en las nacionalidades históricas por defecto y en el resto de España por exceso, por lo que las posiciones más moderadas y de compromiso de convivencia, como las que representa el PSOE, se encontrarían sin sintonía ciudadana. Un éxito de quienes acechan los servicios sociales que gestionan las comunidades con fruición privatizadora y ponen en circulación discursos para justificarse.

Un modelo federal resulta muy difícil de presentar, por ejemplo, en una comunidad como Castilla y León en la que desde la encuesta autonómica del CIS de 2010 son mayoría los votantes que rechazan el Estado de las autonomías por excesivamente descentralizador.

 Centrar con toda la fuerza posible la agenda política en el debate social, dibujando con nitidez los perfiles de su programa máximo en materia de derechos sociales -y de derechos civiles-, diferenciando éste del programa electoral, que sin duda tendrá que ser más posibilista para ser cumplido.

Cualquier compromiso con los recortes o cualquier sombra de corresponsabilidad con las políticas neoliberales del Gobierno y de la troika contra los derechos de los trabajadores y las clases medias contribuye a ceder espacio político a una IU que adopta un perfil político cada vez más socialdemócrata. Por eso no entiendo la actual estrategia de pacto ni siquiera ante la eventualidad de compartir un escenario, al menos estadístico, de salida de la crisis.

Adaptarse con honestidad a las exigencias de flexibilidad, transparencia  y democracia interna que impone la mayoría ciudadana que apoya a los movimientos de indignados. En este paquete se incluye la actualización sin simplismos de las reglas electorales para mejorar la dependencia de los electos respecto a los electores, frente a la subordinación actual a los aparatos, que equivale a un mandato imperativo.

Es esta una adaptación que exigen la sociedad líquida y las nuevas formas de relación y comunicación que imponen las nuevas tecnologías por boca de estos novísimos movimientos sociales.  En esta nueva complejidad en la que nada dura como antes, lo sólido tiende a fosilizarse y lo rígido a desmoronarse.

Desde esta perspectiva la actitud de pacto con el Gobierno no puede por menos de percibirse como un blindaje mutuo de los actores del bipartidismo imperfecto. Un “cierre” del sistema frente al resto de los actores políticos y sociales que exigen su apertura, que sitúa de nuevo al PSOE lejos de las opciones mayoritarias de su electorado potencial.

En la agenda de apertura  a las transformaciones del sistema será clave el modelo de relación con los viejos y nuevos movimientos sociales desde una organización de cuadros que, sin embargo, cuenta con una numerosa afiliación ávida si no de militancia sí de participación. Solo cabe una opción: el respeto mutuo, muy fácil de quebrar ante cualquier amago de instrumentalización y la permeabilidad basada en el compromiso plural de la militancia.

Como tantas otras instituciones históricas, el PSOE se encuentra en una encrucijada de adaptación para seguir respondiendo a sus propios fines -los derechos, las necesidades y aspiraciones de los trabajadores-, que hace tiempo era necesaria, pero los cambios desencadenados por la crisis han hecho imprescindible.

La credibilidad de esta o de cualquier otra estrategia exige un cambio simultáneo – no secuencial- de caras, de programa y de modelo de organización. Ese es el precio para recuperar la confianza.  Con los que están obligados a pagarlo, si acaban siendo generosos, estarán en deuda el PSOE y España.